3. Gestión del Area Protegida

 

 

3.1. Importancia de la RB-TCO Pilón Lajas en el Contexto del Sistema Nacional de Áreas Protegidas

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Bolivia es uno de los más jóvenes de Latinoamérica. Fue creado el año 1992 a través de la Ley del Medio Ambiente y está conformado por el conjunto de áreas que, debido a su importancia ecológica de interés nacional, se encuentra bajo administración especial y concertada, con el objetivo fundamental de conservar muestras representativas de los principales ecosistemas de Bolivia. El ente administrador es el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP) (VSF, 1999; SERNAP, 2001).

 

Pilón lajas forma parte de las 22 áreas protegidas que actualmente cuenta el SNAP llegando a conservar más de 172738.9 Km2  del territorio nacional (aprox. 15.8%) (ver cuadro 51). Las 17 ecorregiones presentes en Bolivia (Mapa 26) se encuentran representadas en cierta medida, dentro del SNAP. Dentro de la Reserva se pueden reconocer dos ecorregiones: a) El bosque húmedo a perhúmedo siempreverde y subhúmeda de montaña.-  que se encuentra a lo largo de la cordillera oriental y que llega a ser el límite entre el subandino y la planicie de los bosques amazónicos tiene una sobreposición a la superficie de la Reserva de aproximadamente el 75%. Además de encontrarse este singular ecosistema en Pilón Lajas, se encuentra representado en las áreas protegidas de Carrasco, Amboró, Isiboro-Sécure, Madidi, Cotapata y Apolobamba. La ecorregión de Bosque Húmedo estacional tropical de tierras bajas representa aproximadamente el 25% de la superficie de Pilón Lajas. Esta ecorregión se encuentra en las partes bajas del territorio nacional ocupando gran parte del norte de La Paz, la región oeste del Beni y gran parte de Pando. Además de Pilón Lajas son cuatro las áreas protegidas en las que se encuentra conservada esta ecorregión (Isiboro-Sécure, Estación Biológica del Beni, Madidi y Manuripi).

 

Como puede observarse, la importancia de Pilón Lajas referente a la conservación de las ecorregiones dentro del SNAP esta dada por la continuidad espacial de la ecorregión con el Madidi y el corredor biológico nacional que llega hasta el área protegida Amboró, dando de esta manera la posibilidad de superficies adecuadas para poblaciones mínimas viables, como el jucumari (Tremarctos ornatus) o el jaguar (Pantera onca) y el flujo de animales por este corredor.

 

A nivel internacional, como se mencionó en la sección del diagnóstico biológico, la importancia de Pilón Lajas es la de formar parte de una cadena de áreas protegidas en el zona conocida como HOTSPOT de biodiversidad de los andes tropicales y del corredor binacional Vilcabamba – Amboró, que agrupa a 16 áreas protegidas (9 áreas protegidas en Perú y 7 áreas protegidas en Bolivia). La RB-TCO también posee una importancia significativa dentro del SNAP en la conservación del patrimonio histórico cultural debido a la presencia de restos arqueológicos y pinturas rupestres, pero sobre todo por la riqueza cultural mantenida en las tradiciones Tsimanes, Mosetenes y Tacanas. Esta Área protegida junto con Kaa-yia y el TIPNIS representan las oportunidades de integración de la gestión indígena de TCOs con aquella de áreas protegidas. Esta integración es crítica para el futuro no solamente de las áreas específicas pero también para el desarrollo de modelos de consolidación de la participación social en la gestión de las áreas protegidas.

 

 

Ecoregión de Bolivia

Bolivia

Áreas Protegidas

 

Km2

%

Km2

% de Ecoregión

Km2

% de Ecoregión

% de Pilón Lajas

Bosque de galería del río Mamoré

5278.82

0.48

60.25

1.14

 

 

 

Bosque húmedo a perhúmedo siempreverde de montaña

78371.26

7.16

35805.57

45.69

3024

3.90

75.60

Bosque húmedo estacional tropical de tierras bajas

170320.69

15.56

17506.13

10.28

976

0.58

24.40

Bosque húmedo siempreverde de transición en las serranías del escudo Precámbrico

61881.71

5.65

12538.82

20.26

0

0

0

Bosque seco deciduo y sabanas del Chaco basal  y del Chaco serrano periférico

143806.34

13.14

39525.77

27.49

0

0

0

Bosque subhúmedo semideciduo del escudo Precámbrico y la Chiquitanía

115286.07

10.53

13982.79

12.13

0

0

0

Bosque subhúmedo semisiempreverde de montaña y submontaña

34572.90

3.16

3773.12

10.91

0

0

0

Bosque tropical húmedo del escudo Precámbrico

219.98

0.02

219.98

100.00

0

0

0

Bosque Varzea de Pando e Igapó en llanuras

13764.43

1.26

2578.71

18.73

0

0

0

Humedales de tierras bajas

12516.88

1.14

1538.24

12.29

0

0

0

Sabanas de palmeras del río Beni

12893.21

1.18

645.54

5.01

0

0

0

Sabanas del Cerrado

29609.07

2.7

6505.06

21.97

0

0

0

Sabanas o pampas del Beni

95424.38

8.72

482.53

0.51

0

0

0

Sabanas y palmeras del Pantanal

27275.35

2.49

17482.594

64.10

0

0

0

Tierras altas

213237.71

19.48

14290.95

6.70

0

0

0

Transición al bosque Tucumano Boliviano  y palmeras

102.69

0.009

102.69

100.00

0

0

0

Valles secos mesotérmicos

80015.44

7.31

5700.23

7.12

0

0

0

TOTAL

1094576.9

 

172738.97

 

4000

 

100.00

 

 

 

3.2. Inserción en el contexto político administrativo

 

El régimen legal de las áreas protegidas está conformado por el Convenio de Conservación de la Biodiversidad (art. 8), la Ley del Medio Ambiente, el Reglamento General de Áreas Protegidas, el Reglamento del Servicio Nacional de Áreas Protegidas y las normas legales de creación de cada área protegida.

 

El Servicio Nacional de Areas Protegidas (SERNAP) se establece en septiembre de 1997 mediante la Ley N°1.788 de Organización del Poder Ejecutivo (L.O.P.E.); sus actuales competencias se definen en el D.S. N°24855 de 1997 que es reglamentario a la LOPE y el D.S. N°25055 de mayo de 1998 complementario al Decreto Reglamentario.

 

El Servicio Nacional de Áreas Protegidas se encuentra a cargo de la gestión de las unidades de conservación de importancia nacional cuyo objetivo estratégico institucional es el de contribuir a la conservación de la diversidad biológica del país a través del establecimiento, organización y consolidación de un Sistema Nacional de Áreas Protegidas. El SERNAP divide su accionar en dos niveles: nacional y a nivel de distrito o de cada Área Protegida. Dentro de las áreas protegidas deben ser aplicadas las siguientes normas: Ley 1580 de ratificación del Convenio de Conservación de la Biodiversidad, Ley 1255 de ratificación del Convenio sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), Ley 1257 de ratificación del Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo (para el caso de APs con TCOs), así como la Ley 1715 de Reforma Agraria (INRA), Ley 1700 Forestal, Ley 1689 de Hidrocarburos, Ley 1777 Código Minero, y sus respectivos Reglamentos.

 

Otras oportunidades complementarias para la conservación se dan en el marco de la Ley 1551 de Participación Popular y sus reglamentos, la Ley 2028 de Municipalidades y la posible inserción de las evaluaciones ambientales estratégicas en las políticas, planes y programas a nivel gubernamental para la toma de decisiones, considerando y asegurando un desarrollo sostenible.

 

3.3. Evaluación de la Gestión de la RB-TCO Pilón Lajas

3.3.1. Breve Reseña Histórica de Gestión.

 

El primer intento de gestión de la Reserva sucedió tres años después de que el Gobierno de Bolivia reconozca el área como área protegida (1995). Este intento fue liderado por la Dirección General de Biodiversidad (DGB), el cual un año después, a través de un convenio entre el Ministerio de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente (actualmente Ministerio de Desarrollo Sostenible), Veterinarios Sin Frontera (VSF) y organizaciones locales de base, para la implementación de la administración de la RB-TCO Pilón Lajas.

 

En 1997 se realizan las primeras consultas para la elaboración del primer Plan de Manejo para la Reserva. Un año después se aprueba el Plan de Manejo por el Comité de Gestión. Pero el mismo año existen numerosos conflictos con los actores locales y existen dudas de representatividad del Comité de Gestión.

 

En 1999 se realiza la presentación final del primer Plan de Manejo de Pilón Lajas (1999-2001). Debido a problemas internos VSF pide la devolución de la administración a la autoridad nacional (SERNAP) y la DGB toma la administración de la Reserva. Recién en 2001 expira el convenio de administración por parte de VSF (legalmente no se llegó a disolver con anterioridad). En cuanto al plan de manejo anterior, este abarcaba el periodo 1997-2001 y nunca fue formalmente aprobado. 

 

3.3.2. Evaluación del Plan de Manejo de la RB-TCO Pilón Lajas (1997-2001)

 

En la presente sección, pretendemos realizar un análisis sintético de las dificultades encontradas y los avances alcanzados durante la implementación del Plan de Manejo de la RB-TCO Pilón Lajas (1997-2001). Esta evaluación nos permitirá continuar con aquellos procesos que se iniciaron en el anterior plan, proponiendo acciones para fortalecerlos e introducir nuevos ejes de acción que respondan a las dificultades encontradas en estos años de gestión.

 

Principales dificultades encontradas en la implementación del Plan de Manejo de la RB-TCO Pilón Lajas (1997-2001)   

 

v   No se cumplieron a cabalidad los convenios que Veterinarios Sin Frontera tenía con instituciones del Estado, debilitando el proceso de implementación del plan de manejo.

v     Faltó integración del AP a su área de influencia, mediante, el plan de manejo.  Por ejemplo los proyectos de desarrollo sostenible con el sector colono aparentemente no se implementaron en el marco del plan de manejo.  Es decir que el problema era que el alcance del plan se limitaba a la RB-TCO, aun cuando en el mismo documento se reconoce las formas y niveles de influencia del sector colono sobre el área.  

v     Hubo un débil nivel de relacionamiento con los gobiernos municipales.  Aparentemente solo se logró un relacionamiento permanente con el municipio de Rurrenabaque.   Quizás esto explica en parte porque no hubo una compatibilización del plan de manejo con la planificación (POAs y PDMs) a nivel municipal.

v     Faltó una mayor claridad en cuanto a la definición de los roles y funciones de actores involucrados en el proceso.

v     No se logró el fortalecimiento del CRTM como socio estratégico del área protegida y propietario de la TCO.

v     Los proyectos de desarrollo sostenible implementados con la población local (indígena y colona) podían haber tenido una mayor conexión con las demandas y capacidades existentes.

v     No se logró implementar un proceso de educación ambiental, comunicación y difusión que lograra los objetivos esperados.    

 

Principales logros en la implementación del Plan de Manejo RB- TCO Pilón Lajas (1997-2001)

 

Al margen de estos problemas, también es necesario indicar que, fuera del marco de plan de manejo, se implementaron proyectos en la zona de influencia.

 

En cuanto a los proyectos productivos con el sector colono, se logró implementar los siguientes proyectos con un nivel de éxito:

 

·        Producción de café biológico por parte de AIPAC.

·        Producción de miel por APABIO

 

Estos proyectos siguen hasta la fecha incluso se están expandiendo, generan importantes cantidades de ingresos para los socios que participan en ellos y lograron que partes de la población colona desarrollen sistemas productivos sostenibles. 

 

·        Se apoyo el fortalecimiento de las asociaciones productivas ASIPA y APABIO.

·        Se implementaron 165 parcelas agroforestales con café y 130 viveros.

·        Se promovió la igualdad de género, mediante la capacitación.

·        Distribuyeron plantines y semillas de tembe, frutales y otros a las comunidades indígenas y colonas. 

·        Se promovió el fortalecimiento de los sistemas productivos, a través del apoyo técnico y capacitación de los productores.

 

En el siguiente cuadro se sintetiza los principales logros del Plan de Manejo de la Reserva (1997-2001), así como las prioridades identificadas en el anterior Plan y aún vigentes, para ser considerados en el presente Plan de Manejo.

 

 

Cuadro 52. Logros y prioridades vigentes identificados en el Plan de Manejo de la RB-TCO Pilón Lajas (1997-2001)

Tema/Índice del anterior Plan

Logros

Prioridades del anterior plan que siguen vigentes

IV.1. Objetivos de la propuesta de manejo y administración

IV.1.1. Motivos de creación de la RB-TI pilón Lajas

IV.1.2. Objetivos como Reserva

IV.1.3. Objetivos de plan de manejo trazados en el RGAP

v       Construcción de escuelas en Asunción del Quiquibey, Cascada y Carmen Florida

v       Firma de convenio CETHA-El Palmar para la capacitación de adultos indígenas

v       Las condiciones económicas y de desarrollo humano de la población indígena siguen siendo pobres e insuficientes

v       Se necesita encontrar una forma de frenar el avance de la frontera agropecuaria porque está seriamente amenazando áreas de alta biodiversidad en el pie de monte.

v       Es necesario proteger y restaurar las cuencas hidrológicas

v       El comité de gestión necesita fortalecerse y ser mas representativo

IV.2.1.1. Recategorización del área

 

 

La recategorización sigue siendo necesaria para el área

IV.2.1.2. Control en el Uso de recursos naturales renovables y no renovables

IV.2.1.2.1. Tenencia de Tierra

IV.2.1.2.2. Control en el uso de los recursos forestales

IV.2.1.2.3. Evaluación de impacto ambiental

v       Ya no hay empresas madereras operando en el área.

v       El motosierrismo ilegal ha disminuido pero sigue existiendo

v    Existe una aparente mejoría en los niveles de fauna al interior del área, probablemente debido a un mejor control y vigilancia así como eliminación de las concesiones forestales

v    Se elaboró e implementó un plan de señalización. 

v       Se impulsó el proceso de saneamiento en la modalidad SAN-TCO, mediante la coordinación y búsqueda de financiamiento

v       Es necesario vincular el nuevo plan de manejo con la planificación a otros niveles (PDMs, POAs, PDDES etc)

v       Sigue existiendo la amenaza de la explotación petrolera

v       Conflictos de tierra siguen existiendo y quizás están en aumento.  Presiones sobre las comunidades indígenas han aumentado debido a rápido crecimiento de la población colona. 

v       Considerando que el proyecto de ampliación y pavimentación del corredor norte se iniciara en el corto plazo, es quizas mas necesario que nunca promover la implementación y conclusión del saneamiento y titulación de la TCO y las propiedades campesinas

v       Implementación de alternativas económicas que produzcan beneficios para la población local

v       La señalización requiere ser actualizada y ampliada

IV.2.1.3. Propuesta de Zonificación y reglamento de Uso

 

v       En la zona de Cascada persiste la necesidad de lograr que haya un mayor respeto a la normativa vigente y zonificación del área. 

v       En la elaboración de la nueva zonificación se debe tomar en cuenta que después de la conclusión del saneamiento algunos colonos estarán legalmente dentro de los límites de la reserva, lo que implicara cambios en categorías de zona de uso extensivo a intensivo en algunos casos

v       En la nueva zonificación será necesario tomar en cuenta que algunas comunidades indígenas del río Quiquibey quieren hacer manejo forestal. 

IV.2.1.4. Estructura de administración del área

IV.2.1.4.1. Modalidades de administración

IV.2.1.4.2. Comité de gestión

IV.2.1.4.3. Unidad administrativa

v   La administración del área se ha consolidado y funciona eficientemente

v   Se logró la actualización de todos los files del personal

v     Se creó un comité de gestión

v     Se logró la autonomía de gestión de la reserva y la construcción de oficinas propias

 

 

 

v   Comité de gestión actual incluye un buen balance entre actores externos e internos pero persisten los problemas de representatividad debido a la falta de participación por parte del sector colono.

v   Lograr la co-gestión con el CRTM sigue siendo uno de los objetivos tanto de la reserva como del CRTM

v   Se necesita mejorar las capacidades de comunicación y difusión de los miembros del comité de gestión para asegurar que cumplan su rol como generadores de la participación social

 

 

Componentes centrales de gestión

a)       Administración

b)       Planificación, seguimiento y administración

c)       Proyección regional

d)       Asesoría legal

e)       Desarrollo de capacidad local de gestión

v       Se ha consolidado la administración del área y actualmente funciona eficientemente

v       Socialización de las actividades de la Reserva con las comunidades indígenas

v       Se ha consolidado y estructurado la planificación y seguimiento

v       Se logró fortalecer las capacidades del personal de la reserva

v       Implementación de un autodiagnóstico del Gran Consejo Chiman para elaborar mejorar su planificación

v       Se apoyó y participó en la cohesión y organización de la Mancomunidad de Comunidades Originarias del Río Beni, formada por Asunción del Quiquibey, San Antonio del Sani, Carmen Florida, Real Beni y Torewa.

v       Se ganó cierto reconocimiento a nivel local

v       Difusión periódica de información sobre el área en medios de comunicación a nivel local

v       Es necesario continuar y reforzar las acciones de fortalecimiento del CRTM, especialmente en sus capacidades de gestión.

v       Sigue siendo prioritario buscar la proyección del área a nivel regional e internacional (corredor Vilcabamba-Amboro)

v       El proceso de capacitación del personal debe continuar

v       Es necesario definir con mayor claridad los roles del Gran Consejo Tsiman en la administración de la RB-TCO.

v       Los financiamientos para actividades prioritarias del área a mediano y largo plazo no están asegurados todavía

v       Todavía no hay una estrategia par la sostenibilidad financiera del área. 

v       El sistema de manejo y gestión de la información del área necesita actualizarse y mejorarse

v       El CRTM y las comunidades requieren de un apoyo técnico y financiero para la elaboración, implementación y seguimiento de proyectos comunales

IV.2.2. Estrategias especificas para el manejo del área

IV.2.2.1. Programa de Protección

IV.2.2.2. Programa de manejo ambiental

IV.2.2.3. Programa de uso publico

v   Se implementó un sistema de patrullajes de control y vigilancia

v   Se logró la inmovilización de la propiedad e infraestructura ilegalmente construido por la Sra. Rosa Maria Ruiz de ECO-Bolivia.

v   Se compró equipamiento para el área

v   Guarda parques realizaron tareas de educación ambiental

v   Se ha logrado implementar un proyecto (Mapajo) exitoso de ecoturismo comunitario en la comunidad de Asunción

v   Se realizó el monitoreo de algunas especies como el oso de anteojos, guachachos y parabas.

v   Mediante un técnico sociólogo se apoyó la elaboración de perfiles para proyectos en las comunidades indígenas

v   Coordinación con instituciones de apoyo para la planificación e implementación de pequeños proyectos priorizados por las comunidades 

v   Apoyo y fiscalización de investigación científica realizada dentro del área.  

 

v       Es necesario consolidar y fortalecer el proyecto Mapajo y desarrollar un reglamento de turismo que permita ampliar las actividades de ecoturismo en el área

v       Implementar un sistema de monitoreo ambiental

v       Desarrollar un estrategia de control y vigilancia

v       Generar una alianza más fuerte con el CRTM y las comunidades indígenas para la protección y control del área. 

v       Equipamiento sigue siendo insuficiente. 

v       Mejorar la coordinación con APs y TCOs colindantes para lograr una mejor protección y control

v   Educación ambiental en las comunidades y comunicación entre estas y la RB-TCO sigue siendo una debilidad. 

v   Es necesario seguir fortaleciendo las relaciones entre el área y los gobiernos municipales. 

v   Los recursos económicos no son adecuados para lograr una buena gestión del área.

v   Se necesita elaborar y establecer normas internas (de las comunidades indígenas) de uso y manejo de los recursos naturales

v   Rescatar conocimientos locales sobre flora y fauna.

v   Identificar e implementar áreas prioritarias de investigación

v   Elaborar planes de trabajo con especies claves de fauna a ser identificadas

v   Apoyar el establecimiento de un centro cultural en Rurrenabaque

v   Apoyar y fiscalizar la elaboración e implementación de planes de manejo forestal.

 

3.3.3. Gestión Actual de la RB-TCO Pilón Lajas

 

Funcionamiento del Comité de Gestión y Participación en la gestión de la Reserva

 

En 1996 se conformó el comité de gestión con representantes del GCT, CRTM, FECY, FECAR, DNCB, SAE y el director del área. En 1998 dejó de funcionar por los conflictos con las organizaciones de base y VSF. En 2001, bajo la dirección actual de la Reserva, se reconformó nuevamente con un total de quince miembros. La composición actual del Comité de Gestión es la siguiente:

1 representante del CRTM

1 representante de la Prefectura de la Paz

1 representante de la Prefectura del Beni,

1 representantes de cada municipio (Rurrenabaque, San Borja, Apolo y Palos Blancos)

1 representante del GCT

3 representantes de las comunidades indígenas de los ríos Quiquibey y Beni

3 representantes de las comunidades indígenas de la carretera

1 representante del SERNAP.

 

Desde el 2001, este comité viene funcionando regularmente, aunque con un bajo nivel de participación del municipio de Palos Blancos.  Sin duda el Comité requiere de procesos de fortalecimiento de su representatividad (por ejemplo el sector colono todavía no tiene una representación) y sus capacidades de apoyar en la gestión del área han estado limitadas a aquellas de consulta. En términos cuantitativos la representación indígena en el Comité es adecuado si consideramos el doble estatus del Área pero es necesario asegurar una participación indígena favorecida a través de espacios adicionales al Comité de Gestión. 

 

Para asegurar un espacio mas adecuado para la participación indígena en la gestión, la dirección del área viene implementando reuniones regulares con la asamblea de corregidores de las comunidades indígenas del Pilón Lajas.  En este espacio se puede observar una participación activa de los representantes indígenas.  Sin embargo, es necesario, entre otras posibles opciones, formalizar las funciones y responsabilidades de este espacio.

 

Actualmente desde el sector colono, que es representado por 3 Federaciones legalmente reconocidas (FECAR, FEPAY y FAICAB)[1] y unas 16 centrales, existe un solicitud expresa de querer integrase al Comité de Gestión del Pilón.  Una vez que termine el saneamiento de tierras habrán propietarios colonos legalmente establecidos dentro de los limites del Pilón Lajas, lo cual implica que en el futuro cercano el sector tendría un mayor derecho (por el estatus de propietarios legales) de participar en el Comité de Gestión.  Además su incorporación claramente ayudaría a mejorar la representatividad pero hasta la fecha no se ha logrado que se sea aceptado por el mismo Comité, que es responsable de aprobar cambios en su composición.  Sin embargo, este es un aspecto de la participación en la gestión del área sobre el cual seria importante seguir insistiendo, sobre todo si consideramos que, entre otros factores, la población colona en el área de influencia esta por encima de las 10000 personas.  Por otra parte la integración de este sector al Comité de Gestión podría servir como mecanismo para impulsar que los colonos mantengan una posición de apoyo al área.

 

Conflictos Directos

 

Actualmente la gestión de la Reserva está centrada en cumplir los objetivos de la Reserva que son la protección y conservación de la biodiversidad de Pilón Lajas. Estos objetivos se ven amenazados por conflictos presentes en el área. En el marco de la actualización del Plan de Manejo de Pilón Lajas se llegaron a identificar los conflictos directos a través de un taller realizado con el personal de la RB-TCO Pilón Lajas.

 

El cuerpo de protección de la RB-TCO Pilón Lajas identificó como temas prioritarios que amenazan los objetivos de conservación y protección de la biodiversidad de la Reserva,  el corte ilegal de madera, los caminos madereros existentes, la construcción de nuevos caminos por parte del municipio de Rurrenabaque, los asentamientos dentro de la Reserva, la ganadería, la caza comercial, el turismo, el sobre aprovechamiento de los recursos naturales por parte de las comunidades indígenas y la pesca con dinamita .

 

Entre los temas que son importantes  y urgentes de atención están los asentamientos ilegales por parte de colonos dentro de la Reserva, cuyo alcance espacial es considerable pero aún no cuantificado en campo. Según el criterio del personal de la Reserva el tema de los asentamientos ilegales dentro de la Reserva  no es reversible, debido a la complejidad que representa la acelerada dinámica de colonización a lo largo de todo el límite de Pilón Lajas que colinda con la carretera Cerro Pelado – Rurrenabaque. Este tema esta relacionado con la existencia de caminos madereros antiguos y la construcción de nuevos caminos, lo cual facilita la incursión de colonizadores hacia los límites internos de la Reserva.

 

 

Diagnóstico de la Administración y Gestión

 

La debilidad institucional de la Reserva se traduce en falta de infraestructura, equipamiento de transporte, equipamiento de comunicación, equipamiento administrativo y falta de recursos humanos. Esta debilidad se debe a un problema presupuestario, que es el factor común en la mayor parte de las áreas protegidas del país, lo cual impide implementar acciones estratégicas que permitan un control y una administración eficiente del área protegida.

 

Para una eficiente protección y cumplimiento de los objetivos de conservación de la Reserva se identificó la infraestructura, equipamiento, logística ideal que con la que se debería contar para los próximos 5 años (Ver anexos). Se identificó la necesidad de contar con una oficina de enlace en la localidad de Yucumo, al igual que tres nuevos campamentos y tres refugios. En el tema de infraestructura para la administración de la Reserva, existe un bajo porcentaje alcanzado hasta el momento. En equipos de transporte, Pilón Lajas cuenta con un importante conjunto de medios de transporte propio, pero se necesita un mejor equipamiento para alcanzar el número ideal, que fue identificado por el cuerpo de protección de la Reserva. 

 

A continuación se detalla la distribución de presupuesto de los últimos tres años (2002-2004), haciendo notar que esta última gestión existió un decremento considerable en el rubro de infraestructura, que en anteriores gestiones correspondía aproximadamente el 20% del presupuesto y en la última gestión no llega al 4%.

 

 

Cuadro 53. Presupuesto de las gestiones 2002, 2003 y 2004 de la RB-TCO Pilón Lajas.

 

Cuadro 54. Fuentes de financiamiento de las gestiones 2002, 2003 y 2004 de la RB-TCO Pilón Lajas

 

La distribución y el presupuesto total muestran que podría haber ciertas limitaciones para algún rubro en la administración del área, por ejemplo la capacitación del personal no obtuvo presupuesto para la última gestión (2004) y el presupuesto de infraestructura fue rebajada de un aproximado 20% del total asignado cada año a solo un 3,7% en la última gestión.

 

Haciendo el cálculo de la distribución del presupuesto para el manejo de cada kilómetro cuadrado de la Reserva, descontando los montos destinados a infraestructura, saneamiento y equipamiento encontramos que el presupuesto del 2002 asigna 44,7 U$/Km2, el presupuesto del 2003 asigna 42,39 U$ U$/Km2 y el presupuesto del 2004 asignó 47,68 U$ U$/Km2.

 

3.3.3.3. Análisis de la Estrategia de protección

 

La reserva cuenta con una zonificación específica para protección en la cual la Reserva se encuentra dividida en tres zonas (Mapa 27). La Primera zona abarca la mayor parte de la cuenca del río Quiquibey y orillas del río Beni, con los distritos Quiquibey y Suapi y una superficie de 194.310 Hectáreas. La zona II, cuenta con los distritos Yucumo y Bala con un área de 87.480 Ha. Y la zona III con los distritos pata de gallo y Pilón que cuenta con una superficie de 119.950 Ha.

 

La actual estrategia de protección cuenta con tres subprogramas: a) Control y vigilancia; b) Extensión y capacitación comunitaria y; c) Capacitación al personal. Adicionalmente la estrategia 2004 cuenta con un plan general de señalización.

 

Recursos financieros: Se cuenta con un financiamiento del proyecto GEF II hasta junio 2005

 

Mapa 27. Zonas y distritos de protección de la RB-TCO Pilón Lajas

 

 

El siguiente análisis FODA a la estrategia de protección se realizó conjuntamente con el cuerpo de protección de la Reserva, en el cual se puede resaltar el tema de saneamiento, con el cual, una vez concluido en la TCO, se podrán determinar nuevas acciones de protecciones para asentamientos ilegales dentro de la RB-TCO Pilón Lajas.

Cuadro 55. Análisis FODA a  la estrategia de protección

Fortalezas

Oportunidades

Debilidades

Amenazas

-Posible implementación del SISCO.

-Posible implementación de una estrategia de Turismo.

-Actualización y posible modificación de la zonificación de la Reserva que permitirá redefinir y realizar futuras planificaciones estratégicas con relación a protección y vigilancia.

 

 

-Se cuenta con financiamiento externo para tareas de protección

-Posibles convenios de complementariedad en protección con el Parque Madidi

-Seguridad jurídica en el territorio después del saneamiento

 

-Recursos humanos limitados,

-Logística insuficiente (equipos),

-Falta de infraestructura

-Subprograma de capacitación al personal poco o nada implementado debido al bajo presupuesto para este rubro y falta de tiempo por la atención de conflictos en la Reserva.

-Plan general de señalización sin implementación por falta de recursos destinados a dicha actividad.

-El subprograma de extensión capacitación comunitaria fue parcialmente implementado debido a que muchas comunidades se encuentran muy lejos de las oficinas o campamentos de la Reserva.

- Asentamientos ilegales (MST) dentro de la Reserva

- Conflictos con colonos asentados en la carretera

- Nuevas zonas de conflicto

- Insuficiente planificación para protección en el proceso de actualización del plan de manejo

- Mal asesoramiento a los indígenas en relación a temas de aprovechamiento de recursos naturales dentro de la Reserva y en zonas de protección estricta.

 

 

3.3.4. MEMS – la Medición de la Efectividad de Manejo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Bolivia

 

La Medición de la Efectividad de Manejo del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (MEMS), forma parte de los instrumentos de seguimiento y evaluación de la gestión del Sistema Nacional de Áreas Protegidas y también del eje de gestión de áreas protegidas y efectividad de manejo, dentro del Sistema Integral de Monitoreo del SERNAP para la Conservación en áreas protegidas del SNAP.

 

La Medición de Efectividad del Manejo del SNAP, consiste en la evaluación de gestión del área protegida, respecto a su consolidación, en función a las herramientas y medidas de manejo que se están aplicando en la gestión del área protegida. No se trata específicamente de las medidas de conservación y manejo de un programa o proyecto específico o de un donante específico. Tampoco se trata de evaluar el éxito de un área protegida en la conservación de la biodiversidad o en la reducción de amenazas o temas críticos para la conservación. La evaluación está enfocada en el análisis de los procesos de consolidación y de la capacidad de gestión para la reducción y el control de amenazas para la conservación de la biodiversidad.

 

El análisis de la información recopilada a través de la metodología MEMS en la RB-TCO Pilón Lajas se resume a continuación. La última evaluación completa se realizó a inicios de octubre de 2003.

 

La Reserva de la Biosfera Pilón Lajas mantuvo el puntaje de 3.3 puntos sobre 5, durante las gestiones 2002 y 2003 en la Metodología de MEMS del SNAP. Los indicadores que han alcanzado un nivel óptimo son: Tenencia de la Tierra y Status Legal, brindándonos un panorama general de la situación la figura 10.

 

Figura 10. Indicadores de Gestión de la RB-TCO Pilón Lajas

  

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

Fuente: SERNAP, 2003

 

Continuando el análisis, respecto a la infraestructura  y equipamiento de la Reserva, aún es necesario dotar de un mayor número de campamentos y realizar el mantenimiento de las movilidades con las que cuenta el Área.

 

Los indicadores que han obtenido un nivel bueno son: Plan de Protección, aunque el mismo debe ser actualizado en función de la situación actual de gestión de la Reserva,  Inventario de la Diversidad Biológica y el de la Participación Social/Comité de Gestión. Es necesario mencionar, que se ha iniciado el proceso de actualización del Plan de Manejo del Área Protegida, instrumento que será concluido en la gestión 2005.

 

En cuanto a Educación Ambiental, la Reserva viene ejecutando algunas actividades en este tema, indicador que experimentó cierto incremento (de 1 en el 2002 a 3 en el 2003), pero es necesario que consideren la participación de otras instituciones que se encuentran desarrollando acciones en el Área Protegida, para tener una Estrategia de Educación Ambiental consensuada.

 

Por otra parte, es importante también contar con una estrategia para integrar la gestión del AP., con la Prefectura y Municipios; además de implantarse un sistema de monitoreo que coadyuve al manejo sostenible de los recursos naturales.

 

Si bien no se observan avances cuantitativos en términos de resultados de una gestión a otra, es necesario considerar que para efectos de la medición de la gestión 2003, se han incorporado la toma de fuentes de verificación.

 

3.3.5. Evaluación Participativa de Capacidades  Organizacionales del equipo de la RB-TCO Pilón Lajas

 

A modo de complementar el análisis del MEMS, se utilizó una herramienta de auto-evaluación en el proceso de actualización del Plan de Manejo de la RB-TCO Pilón Lajas para contar con insumos adicionales en la caracterización de la situación de la capacidad de gestión de esta área protegida (Propuesta metodológica en ANEXOS).

 

En este caso se ve la aplicación de ECO, entre otros mecanismos, como un primer e importante paso hacia el fortalecimiento organizacional, permitiendo mejorar las posibilidades de poder implementar el futuro plan de manejo con éxito. 

 

A continuación se presenta el análisis de la auto-evaluación del personal de la RB-TCO Pilón Lajas, organizada por cada una de las seis áreas de análisis de capacidad organizacional: gestión organizacional, gestión de proyectos alternativos, Relacionamiento inter-institucional y con otros actores, Seguridad e integridad del guardaparque, Concientización y técnicas de RRNN, y Proceso permanente de educación ambiental.

 

Área 1: Gestión Organizacional

(Grupo A. Gestión Interna)

Título del Área

Capacidad

Consenso

Orden Ca

Puntaje

Orden Co

Puntaje

GESTIÓN ORGANIZACIONAL

4

63

1

84

 

 

 

 

 

 

Indicadores fuertes

Los indicadores que obtuvieron puntajes más altos en capacidad y consenso son: 1, 2, 8, 9, 10 y 23

Ø      Se aprecia un buen nivel de conocimiento de la visión institucional

Ø      Los roles y funciones que el personal asume están dirigidos a cumplir con la visión institucional

Ø      Existen niveles de confianza interna muy positivos

Ø      Se cuenta con algunos espacios de socialización de la información.

Ø      Se cuenta con políticas internas claras de contratación del personal

 

Los indicadores más débiles

 

Los indicadores que obtuvieron puntajes más bajos en capacidad y consenso son: 6, 7, 11, 14, 19, 25

 

Ø      Aunque existen reuniones internas, al parecer no son suficientes y en muchas ocasiones no se da una participación del personal de todas las áreas y niveles, es una necesidad sentida tener espacios con la participación de todos.  La evaluación cuantitativa muestra un alto disenso de percepción en este indicador. Y la retroalimentación de la información cualitativa confirma este hecho.

Ø      Evidencia la necesidad de mayor apoyo de asesoría técnico en las áreas protegidas.

Ø      No son suficientes los recursos económicos captados para brindar capacitaciones en educación ambiental.

Ø      Manifestaron que existe un perjuicio considerable porque muchos desembolsos llegan a destiempo, lo que perjudica el accionar institucional

 

Recomendaciones para el área

 

Ø      Es una necesidad muy fuerte del personal de la institución que se empiecen a tomar acciones de capacitación al personal de todas las áreas, especialmente a los guarda-parques, en los últimos 2 años no se realizó un esfuerzo institucional (crítica a SERNAP local o nacional?) por actualizar o capacitar a su personal en temas que podrían mejorar sus desempeños. Los registros cualitativos de la auto-evaluación evidencian que existe gran debilidad en este sentido.

Ø      Se debe aprovechar la disposición y apertura hacia el aprendizaje en la organización, se recomienda fortalecer una cultura de compartir, analizar y sistematizar los aprendizajes para que se consoliden como fortalezas institucionales

Ø      En el sub-área de administración de los recursos humanos (indicadores 11 al 14) se aprecian altos disensos y puntajes de capacidad muy bajos.  La debilidad más grande de esta sub-área radica en una percepción de que las políticas del SERNAP no son las adecuadas para solucionar y/o concluir  los problemas administrativos.  Se recomienda que el equipo de la RB-TCO Pilón Lajas trate de complementar con políticas internas locales (que pueden ser retroalimentadas y complementadas por el personal) las falencias de las políticas de la institución nacional.

Ø      Una debilidad que se evidencia en la evaluación tiene que ver con la captación suficiente de recursos económicos.  Se recomienda planificar e implementar y priorizar acciones de captura de recursos económicos y construir estrategias institucionales para este fin.

Ø      El relacionamiento con el SERNAP Nacional es débil, si observamos los puntajes de la sub-área (indicadores 20-22) se aprecia debilidad en los puntajes de capacidad y un alto disenso.  La estrategia de desarrollo de capacidades debería considerar acciones para mejorar esta situación

Ø      En el sub-área de administración y gestión operativa los puntajes de capacidad son bastantes buenos, aunque existe un cierto nivel de disenso pero con una tendencia a evaluar con puntajes altos.  Este puede ser un importante punto de apoyo para fortalecer el resto de las sub-áreas de Gestión Organizacional.

  

 

Área 2: Seguridad e integridad del Guardaparque

(Grupo A. Gestión Interna)

Título del Área

Capacidad

Consenso

Orden Ca

Puntaje

Orden Co

Puntaje

SEGURIDAD E INTEGRIDAD DEL GUARDAPARQUE

5

52

4

65

 

 

 

 

 

 

Recomendaciones para el área

Ø      En el último año se han incrementado las intimidaciones y atentados contra los guarda-parques, se los ha amenazado y maltratado físicamente, se han robado incluso algunos equipos, y actualmente se enfrentaban problemas legales para su recuperación.  

 

Ø      Manifestaron que es importante sentar precedentes para que esto no siga ocurriendo.  Hacer caso omiso y descuidar este aspecto podría tener implicancias que repercutirían negativamente en la institución, es un área que se debe priorizar como urgente.

 

Ø      Para mejorar esta área no sólo bastará con acciones en el SERNAP Local, será necesario también pensar también en algunas estrategias de incidencia en el SERNAP Nacional, y sobre todo estrategias para operativizar los reglamentos vigentes.

 

Área 3:  Proceso permanente de educación ambiental

(Grupo A. Naturaleza Técnica)

Título del Área

Capacidad

Consenso

Orden Ca

Puntaje

Orden Co

Puntaje

PROCESO PERMANENTE DE EDUCACION AMBIENTAL - PEA

1

71

1

84

 

 

 

 

 

 

Indicadores fuertes

Los indicadores que obtuvieron mayores puntajes de capacidad son el 62 y 63, existe un consenso amplio, se reconocen la capacidad de los guardaparques como agentes de conservación, desarrollo e información. 

Contrastando la información cuantitativa, que ubica el área en el cuadrante superior derecho, con la información cualitativa observamos algunos aspectos  contradictorios que nos llaman la atención:

 

Ø      Existe un esfuerzo técnico notable de los guardaparques para hacer promoción e información de la conservación, aunque evidenciaron que existe escasa capacitación al personal y deficiencia en las capacidades necesarias para llevar adelante este emprendimiento

Ø      Existe una unidad institucional encargada que debería hacer esta labor y no lo está haciendo Aparentemente existe una debilidad en los recursos económicos y humanos para hacer promoción e información de la conservación

Ø      Exteriorizaron su preocupación por la debilidad en la prevención, especialmente en acciones de sensibilización y educación. 

Ø      Manifestaron también que los centros educativos, podrían ser una oportunidad de incidencia para la concientización a la población local

 

Indicadores débiles

El indicador que obtuvo menores puntajes en cuanto a capacidad y consenso es el 61, que trata de la gestión y facilitación al interior de nuestra organización y con líderes de otras organizaciones talleres de resolución de conflictos. 

 

El personal de la institución manifestó que últimamente se han generado conflictos con los  grupos indígenas de la zona y especialmente con los colonos dado el incumplimiento de proyectos que darían alternativas económicas para mejorar la calidad de vida de los indígenas (que no sean la explotación de los recursos del parque, como la tala de madera), por su parte los colonos han pedido la otorgación de mayor cantidad de territorio, la mayor preocupación es que ese terreno podría correr la misma suerte que otros antes concedidos, que en muchos casos ha sido utilizado para la tala de árboles y no se ha hecho un uso sostenible de los recursos.  El malestar interinstitucional ha llegado a tal punto que los guarda-parques han tenido que retirarse de algunas de sus zonas de trabajo

 

En ese sentido esta área plantea la necesidad de tomar acciones de resolución de conflictos y de buscar alternativas para solucionar los problemas mencionados en los párrafos anteriores’

 

Sin embargo los resultados de la auto-evaluación nos dejan apreciar niveles altos de disenso en este indicador.

 

Recomendaciones para el área.

 

Ø      Se aprecia que el área de educación ambiental en general es la más fuerte a nivel institucional, sin embargo un análisis más detallado nos alerta a mejorar algunos aspectos para fortalecerla, como los conflictos con indígenas y colonos.

Ø      Esta área es uno de los pilares para el logro de la misión institucional y es primordial que la  institución se desafíe con políticas y acciones que le permitan fortalecerla.

Ø      Recomendamos iniciar procesos internos de reflexión y análisis, fomentar y motivar al personal en el logro de resultados y objetivos que tengan que ver con el área.  Para ello será necesario una buena planificación e implementación de generación de destrezas internas.

Ø      Compartir instrumentos y desarrollar materiales para una educación ambiental podrían ser un buen punto de partida.

 

Área 4: Concientización y técnicas de manejo de recursos naturales

(Grupo A. Naturaleza Técnica)

Título del Área

Capacidad

Consenso

Orden Ca

Puntaje

Orden Co

Puntaje

CONCIENTIZACIÓN Y TÉCNICAS DE MANEJO DE RECURSOS NATURALES

3

67

3

72

 

 

 

 

 

Recomendaciones y sugerencias para el área

 

Ø      Esta área podría mejorar substancialmente si se toman en cuenta algunas acciones sencillas como:

o       fomentar espacios para compartir instrumentos y aprendizajes de técnicas de manejo de los RRNN.

o       incentivar y promover que el personal, sobre todo el que realiza trabajo de campo o está en constante relacionamiento con la población local y con las organizaciones de la zona, se capacite en el uso de metodologías e instrumentos pedagógicos para el manejo de recursos naturales.

Ø      Fortalecer a los recursos humanos en técnicas pedagógicas para brindar una adecuada concientización a la población local y externa en el cuidado del área protegida.

 

Área 5: Relacionamiento Interinstitucional y con actores sociales

(Grupo Gestión externa)

Título del Área

Capacidad

Consenso

Orden Ca

Puntaje

Orden Co

Puntaje

RELACIONAMIENTO INTERINSTITUCIONAL Y CON ACTORES SOCIALES

2

69

1

84

 

 

 

 

 

 

Indicadores Fuertes

El indicador 51 es uno de los que tiene mejor desempeño en cuanto al consenso y el puntaje de capacidad.  Hace referencia a las capacidades que la organización posee para iniciar y mantener relaciones con otras organizaciones

 

Indicadores débiles

El indicador en el que se observa menor desempeño es el 45, que hace referencia a que no existen políticas y acciones suficientes que permitan a la dirección de Equipo de la RB-TCO Pilón Lajas visitar a las comunidades.

 

Recomendaciones y sugerencias para el área

 

Ø      Se halla una percepción del personal muy fuerte en sentido de que la institución debe integrar a las organizaciones y actores sociales en la gestión de la reserva.  Estas acciones ya se han desarrollado y la evaluación cuantitativa les da puntajes relativamente altos, sin embargo la evaluación cualitativa hace notar que existen problemas interinstitucionales como el ya mencionado anteriormente con los indígenas y colonos, que hacen débil esta sub-área.

Ø      En el sub-área que trata del relacionamiento de la dirección de SERNAP Local con las comunidades, se evalúa como regular pero también se nota en las evaluaciones de este indicador un disenso considerable.  La evaluación cualitativa indica que existen escasas o casi ninguna visita y contacto con las comunidades por parte del Director de la institución.  Se sugiere a la dirección tomar nota de esta percepción para mejorar un relacionamiento más cercano con las comunidades.

Ø      Otro aspecto a resaltar es el valor que tiene el contar con “información para todos”.  Este es un aspecto en el que la organización tiene algunos logros sin embargo se propone institucionalizar políticas de difusión y retroalimentación de la información  que se maneja o produce en la institución.

 

Área 6: Gestión de proyectos alternativos

(Grupo Gestión Externa)

Título del Área

Capacidad

Consenso

Orden Ca

Puntaje

Orden Co

Puntaje

GESTION DE PROYECTOS ALTERNATIVOS

4

63

2

80

 

 

 

 

 

 

Indicadores débiles:

 

Los indicadores de mayor debilidad del área son el 29 y el 34 que se refieren a la capacidad institucional para capturar recursos que apoyen a las comunidades a desarrollar una agricultura con manejo sostenible.

 

Recomendaciones y sugerencias para el área

Ø      El personal considera como oportunidad la alianza con otras instituciones para brindar apoyo técnico y capacitación a las comunidades además de conseguir proyectos en función de las necesidades de la comunidad.

Ø      Se manifestó la necesidad de consolidar las capacidades en asesoría y aplicación de las normas legales

Ø      Otra apreciación fue la importancia de generar acciones que fortalezcan el turismo en todos los municipios que están relacionados con la reserva.

 

En el caso del Pilón Lajas, debido al doble estatus del área, existen varios factores que han afectado o pueden afectar la gestión ambiental y territorial del área.  En ese sentido algunos de los puntos de análisis a continuación nos ayuden a entender las dificultades existentes actualmente en la interacción y coordinación entre la TCO y la RB, proveyendo insumos para la toma de decisiones sobre como establecer condiciones que permitan una mejor, mas participativa y equitativa gestión de este área de doble estatus.

 

3.4. Análisis de la Gestión de Áreas Protegidas de Doble Estatus (AP y TCO)

v     En muchos casos los pueblos indígenas son potencialmente buenos aliados de la conservación pero no son necesariamente “conservacionistas”. Sus intereses pasan por la titulación de tierras (TCOs) y el mejoramiento de sus condiciones de vida, lo cual no es siempre compatible con los objetivos de proteger y conservar la biodiversidad y promover el desarrollo sostenible, que tienen las instituciones ambientalistas.

v     Este tipo alianza es necesaria e importante, entre otros, porque los pueblos indígenas, en muchos casos, quieren conservar y manejar sosteniblemente los recursos naturales (como lo han hecho tradicionalmente), viven en los lugares que se quieren conservar y sin el apoyo de ONGs (incluyendo las ambientalistas) sus posibilidades de defender sus derechos territoriales son menores.  Estas alianzas pueden funcionar porque las capacidades de comunidades indígenas y agencias gubernamentales responsables de conservación son, en muchos casos, complementarios.  Además en general agencias gubernamentales o comunidades, por si solas, carecen de la capacidad adecuada para frenar la destrucción o sobre explotación de recursos, consecuencia de las estructuras y procesos de la economía de mercado.      

v     En la pasado, las instituciones de conservación frecuentemente obviaron o minimizaron los derechos, conocimientos y contribuciones de los pueblos indígenas a los objetivos de conservación y manejo sostenible de la biodiversidad.  Actualmente existe un claro esfuerzo por remediar estos errores y mejor la coordinación y colaboración con estos pueblos.     

v     En Australia, Ecuador y otros lugares del mundo existen áreas protegidas indígenas y/o tierras conservadas por comunidades, que han demostrado ser un mecanismo efectivo de contribuir a la conservación de la biodiversidad. 

v     Esta claro que las estrategias de vida y practicas de vida de los pueblos indígenas se basan en un respeto profundo por la naturaleza.  No obstante tanto en la actualidad como históricamente existen casos donde los indígenas han explotado en forma excesiva los recursos naturales (en muchos  casos porque carecen de otro forma de generar ingresos y sobrevivir).

v     Hasta la fecha las ONGs conservacionistas probablemente no han hecho suficiente por defender estos derechos territoriales.  

v     La coordinación entre las ONGs indigenistas (CEJIS y SENDA por ejemplo), las conservacionistas y el SERNAP es insuficiente, lo cual contribuye a desconfianza mutua, falta de entendimiento etc.

v     Cuando la toma de decisiones e implementación de la gestión de un área se realiza a nivel local existe mayor probabilidad que las comunidades indígenas apoyen la conservación del medio ambiente. 

v     Existe una amplia variedad de formas de gestión participativa.  En caso Boliviano se habla mucho de co-administración y co-gestión, que no son lo mismo.  La co-administración es una forma menos profunda de compartir poder y se limita a decisiones administrativas relacionadas con la implementación de programas de gestión.  La co-gestión involucrar un mayor grado de compartir poder y la toma de decisiones, incluyendo una equitativa distribución de autoridad, responsabilidad y rendición de cuentas en la gestión de un AP.  

v     La valorización e implementación de estructuras de participación social en la gestión de los recursos naturales es parte de una creciente tendencia hacia la democratización y descentralización en muchas partes del mundo.  En Bolivia, la Ley de Participación Popular impulsó un amplio proceso de democratización descentralización de ciertas funciones a los gobiernos municipales pero en general, ni con esta ley o otras normas, hubo muy poca transferencia de poder sobre decisiones relacionadas al manejo de los recursos naturales.  Por ejemplo en varios sentidos el SERNAP se mantiene como una instancia gubernamental centralizada.        

v     El nivel de apropiación del territorio como un espacio amplio y común es bajo,  especialmente a nivel comunal. Para  las comunidades en términos reales y prácticos el territorio es el espacio comunal que usan y no tanto un territorio mas amplio compartido con otras comunidades.

v     Para la planificación territorial participativa se debería utilizar las mismas herramientas y métodos que se han utilizado para el plan de manejo del Pilón (mapas parlantes de áreas de  uso, DRP, talleres participativos etc.).

v     Es fácil hablar de la compatibilización de la planificación de áreas Protegidas y otros niveles como los municipios pero en la práctica como se logra esto, particularmente cuando estamos hablando de un área con doble estatus.

v     En realidad en términos culturales y lógicos un AP, como espacio político-administrativo, es más compatible con la categoría de TCO que cualquier otro espacio.  El AP al igual que el territorio frecuentemente transciende los limites municipales, es un espacio amplio con diferentes características ecológicas y usos, requiere interacción con múltiples actores gubernamentales, ONGs, privados etc.

v     Los intereses de los pueblos indígenas pasan por temas sobre los cuales el AP no tiene ninguna competencia como educación, salud etc.   Los municipios tienen un rol fundamental en estos temas pero también otras instancias gubernamentales como los distritos escolares o incluso el ministerio de Salud.  Entonces una efectiva gestión de una TCO requiere coordinación con muchos más actores y coordinación de este tipo normalmente no  cae dentro de las competencias del SERNAP o el director del área.

v     Otra incompatibilidad es que limite del AP no es necesariamente el mismo que el de la TCO porque el primero no esta sujeto a  saneamiento.  Además terceros dentro de un AP/TCO están sujetos a las normas de APs pero no son parte de la TCO. 

 
 

[1] Como consecuencia de tensiones organizativas internas, las centrales de Charal, Quiquibey y Puerta del Beni se separaron de la FEPAY y crearon su propia Federación (la Federación Especial Agroecológica Puerta del Beni).  Si bien estas centrales no desean ser representadas por la FEPAY, es poco probable que su federación reciba un reconocimiento legal y, por este motivo, formalmente todavía forman parte de esta federación.